La Plantita Llamada Amor

De seguro no saben de qué plantas les hablo, pero todas nuestras relaciones donde incluye el amor son como plantas, hay que ponerlas al sol, hablares, echarles agüita, pero no mucha porque si no se ahoga. Con las relaciones es lo mismo, hay que preocuparse, cultivarla, llenarla de sorpresas y cosas lindas, si no regamos nuestra plantita la relación muere.
El ser detallista muchas veces se olvida al paso de los años en una relación de pareja, la monotonía y la rutina aparecen  y cuando menos lo imaginas la plantita va muriendo lentamente. Muchas veces tienes la oportunidad de revivirla cuando está agonizando, pero otras, simplemente la dejas morir.
La unión de pareja se basa en el amor, en esa planta que se debe cuidar, amar, mimar y nunca olvidar, en toda relación siempre existen crisis por monotonía y rutina que muchas veces lejos de echarle agua dejamos secarla al sol.
El compromiso en la pareja debe ser una base fundamental en la relación para poder sobrellevar cualquier crisis que se vea venir, con amor y paciencia, con entrega y lealtad.
Hay relaciones cortas, que son como las plantas de temporada.
Hay plantas que duran unos años y luego de eso mueren, por exceso de sol, el tiempo y son como esas relaciones que se deterioran, ya sea por descuido, tiempo o distancia sin importar del tipo.
Hay otras que te acompañan toda la vida, que dan la sensación que de repente se van a morir, pero no, les hechas un poco de agua y reviven, estas relaciones son las de los amigos y algunos familiares, tu sabes que cuesta mantener la relación, pero con un poco de práctica, ya dominas la cantidad de agua precisa, sol y habla.
Algunas olvidamos regarlas o preocuparnos, otras sufrimos por eso ya que el cuidado de la planta es de dos.

Pero bueno, ¿Regaste tu plantita hoy?