El Diario De Nosotras

Mi historia de amor con una virgo empezó en el trabajo, yo soy una libra de 29 años y ella tiene 26, las dos compartimos nuestro trabajo yo era su superior en el mismo, y digo era, porque ya no trabajo allí.

Ella entró a trabajar en mi empresa y mi antiguo gerente me la presentó, un día en el trabajo, yo tuve una pequeña discusión con ella, fue en público, y ella se molesto, luego posteriormente cuando ya éramos pareja me confesaría que le dolió mucho este episodio, pero que la hizo pensar en mi, y enamorarse.

Luego, esperó que le pidiera perdón, pero yo nunca lo hice, simplemente como buena  libra, la volvía a tratar con correcta normalidad y afecto, ella se metía conmigo, me desafiaba con apuestas y me decía que si perdía tendría que invitarla a cenar, yo lógicamente le hice una apuesta en la que sabía de antemano que yo sería la perdedora, pero no me importaba, yo solo quería llevarla a cenar.

Y así fue, la lleve a un sitio que a mí me encanta, pero no se lo dije hasta que no estuvimos allí, cuando vio el lugar estaba muy emocionada, y me dijo que siempre había deseado ir a ese sitio.

Luego hablamos y hablamos durante toda la cena y al salir al estacionamiento en el coche nos besamos, ella me respondió con pasión, pero después se asusto, dijo que no podía ser, que eso no era bueno, sintió miedo y se refugió en sí misma y claro yo me sentí culpable por ello.

El lunes siguiente una compañera de trabajo me dijo que estaba mal que había tenido una discusión con su novio porque ella amigas vivía con su novio con el que mantenía una relación de 8 años y que este le pegaba, pero no piensen mal yo no me metí en medio de la relación según ella vivían bajo el mismo techo pero hacían vidas separadas, aquí empezó mi desdicha y mi penar, yo al saberlo le dije que no podía vivir así, que tenía que dejarle que si él la pegaba, no era bueno para ella, la peleas con el parecen que sucedían muy a menudo un día venia con golpes, otros con la mano vendada y me decía que se había lastimado la mano con una puerta y luego añadía "esa es la versión oficial" ya me entiendes, yo no podía vivir así, la imaginaba allí con él, imaginaba cosas que cualquier mujer enamorada imaginaria, y le insistía que tenía que salir de allí cuanto antes y ella me decía que no podía, que ¿donde iría?, sus padres vivían en otra ciudad lejos y el antiguo piso que tenían en mi ciudad se lo habían alquilado a un primo, yo le di un ultimátum, o salía de allí o yo la dejaría y también le dije que no esperaría por ella, que continuaría mi vida, esto la hizo reaccionar llamo a sus padres, hablaron con sus primo, y ella y su madre con su Ex novio y que todo se había acabado, ella volvió al piso de sus padres, ella sola, nunca me pidió ayuda, yo tampoco me ofrecí debo reconocerlo, lo arreglo, lo pinto, lo amueblo y se llevo a su gata con ella (Típico de nosotras ¿verdad?)  yo nunca me ofrecí a ir a su casa sabia que ella me invitaría cuando todo estuviera en su orden, en su medida, a su forma y en su tiempo me invitaría, nunca la presione, disfrutábamos de una pasión y una locura en la cama como nunca conocí, ella me decía una frase que yo siempre soñé que me la dijera mi amada y era "Donde has estado todo este tiempo", me decía que yo era la mujer que ella siempre deseo, que conocía su cuerpo y que la llevaba al éxtasis y acto seguido decía "Esto no puede ser bueno, esto no puede durar" y se asustaba y me decía que yo me iría y la dejaría.

Tuvimos nuestras discusiones y ella siempre me llamaba y cedía y yo siempre volvía a su lado, al fin y al cabo no podía ver sus llamadas perdidas ni sus SMS sin contestarlos, se me partía el alma.

Un día por un problema del trabajo, mi gerente, la humillo, y yo claro está, me la jugué por ella y le pare los pies, mis compañeros me decían que estaba loca, que el gerente estaba por ella, que era su apuesta personal y que tenía otras intenciones a parte del trabajo.

Y así es como, un buen día me vi en la calle, eso sí, le dije de todo y me fui con la cabeza muy alta, este mierda de hombre le dijo a ella, ¿Quieres una explicación de porque la despedí? y ella me contó que le respondió, no me importa lo que tu digas, siempre, siempre le creeré a ella.

Ella siempre se sintió culpable por esto, decía que ella también se iría, le decía al gerente que si quería que la despidiera que no la importaba nada, pero él nunca lo hacía, y esto también afectaba a nuestra relación ella siempre pensó que yo la culparía de ello y en cierta manera mi corazón hubiera deseado que ella se hubiese venido conmigo el mismo día que me echaron.

A pesar de esto nuestras salidas al cine, al antro, nos colmaban de alegría el pasear por la playa un día de lluvia ( a mi no me gustaban lo días en la playa lloviendo)me deprimían y ella me enseño a disfrutar de la lluvia y el mar, todo iba bien hasta que alguna vez le propuse salir en nuestra ciudad pero por la noche, las dos juntas como dos enamoradas, hasta entonces todas nuestras salidas eran a la luz del día y siempre lejos de sus amistades y si era por la noche solo en mi lugar de vacaciones que estaba a 100 ms de donde vivíamos, nunca quería meterme en su círculo de amigas, amistades y menos salir de noche por nuestra ciudad, cuando encontrábamos a su Ex-novio hablaba con él con total normalidad, con sus padres igual y yo nunca lo entendí, tuvimos una fuerte discusión y me dijo que siempre lo tendría de amigo y que me acostumbrase a esa relación, yo lance un ultimátum, otro más, le dije no me gustan los tríos, y si tu permites que un hombre te humille, yo no, entonces ella me echo de su casa, yo quise hablar con ella (ella siempre me reprochaba que yo no dialogaba) y esta vez ella me paró en seco con su frio glaciar, salí con lagrimas en los ojos de su casa, aquella casa en la que tantas ilusiones teníamos puestas.

Pasaron dos semanas y me llamo, me dijo que lo sentía y que no quiso hablar porque sabía que no lo haríamos, que quería ver si yo luchaba por no perderla.

Yo continuaba enfadada y ella se fue de viaje con sus amigas, me dijo que me llamo varias veces pero no fue cierto y yo le dije que me sentía defraudada que esperaba mucho mas de ella y le dije como te sentirías si yo que te he sido fiel siempre te traicionara con otra persona, ella se echo a llorar me dijo que me admiraba que siempre sabia dar en donde mas dolía, yo le respondía que eso no es de admirar, entonces ella me dijo que me habían visto en compañía de otra chica y que se lo había dicho una amiga, yo le dije que hablara con esa amiga y que sino hablaríamos las tres, ella me llamo después y me dijo textualmente: Tenias razón ella me mintió, no aceptaba nuestra relación me lo confeso y yo le conteste, es mentira porque esa mentira la has inventado tu y no es el motivo, además tengo la prueba que te has inventado la historia.

Le dije, no mereces una persona que te quiera tanto como yo te quiero, que sufra lo que yo sufrí y que te quiera como yo aun te quiero, ella me contesto que sí, que sabía que no me merecía, pero que si no luchaba por ella me quedaría sola y que sabia (lo había investigado)que otra relación mía había fracasado y que se repetiría la historia con ella, me amenazo con lo que más me duele, como buena Virgo que es sabe de mi terror a la SOLEDAD, yo conteste, prefiero la Soledad a sentirme sola estando contigo, estas enferma, enferma mental y me estas enfermando a mí, ya vale de reírte en mi cara, ahora lo haré yo ,me mando un último mensaje que decía tengo un regalo para ti, te lo daré para que veas, te lo daré en tu cara y luego olvídate de mi.

Yo le dije no podrás, porque mi celular será dado de baja y no podrás hablar conmigo jamás, ella tenía miedo siempre a esto, y me lo decía siempre "Te irás y no contestaras jamás"

Yo ya no conteste, han pasado 2 meses mi celular sigue activo, claro está, y alguna vez he recibido alguna llamada oculta en la que nadie me contesta y cuelgo.

Hace un par de días le marque un mensaje diciéndole que teníamos que hablar que no podíamos acabar así, que no merecemos esto, que le doy su tiempo pero que me diga algo, para yo poder rehacer mi vida sin ella, de momento no ha contestado, estoy sufriendo su hielo glaciar, ese del que tanto saben los virgo y ya no se qué hacer, quisiera perdonar por todo el ladrillo que me he soltado, pero estoy muy deprimida, tanto que mi alma está apagada, y la luz que en mi había se apaga lentamente.

Me dedico a ver nuestra película favorita El Diario de una pasión y a soñar con ese amor eterno por el que todo lo arriesgas.