Sufriendo Por Amor

El amor no correspondido duele y duele más cuando tu corazón fue lastimado por alguna ingrata que no midió el daño que te haría y te encuentras buscando desesperadamente una salida a tu depresión, un alivio para tu alma desolada porque ella ya no se encuentra más entre tus brazos, porque ella prefirió a alguien más que a ti.
Es verdad que duele mucho y es un dolor que te está quemando por dentro, que te hace un nudo en la garganta y que no puedes liberar sin lágrimas de por medio. ¿Pero sabes qué? No es justo para ti sentir tanta tristeza, no es justo que estés deteniendo tu vida, que es tan valiosa como la de ella.
Pero eres tú, quien trae continuamente los sentimientos y recuerdos de un pasado que necesitas dejar atrás y que no te dejan vivir.
Siempre se ha hablado del duelo y recuperación después de una ruptura sentimental, parte del proceso, se supone hablar y hablar, recordar y recordar, pero no te extiendas. ¿Hasta cuándo estarás dispuesta a seguir sufriendo? Es verdad que el dolor es inevitable, pero es tu decisión el seguir sufriendo.  ¿Porque te niegas a dejarla marchar de tus recuerdos si te está causando daño?  Solo sigues anidándola en tu corazón y eso no te hace ningún bien si lo que deseas en verdad es recuperarte de esa ruptura.
Recuerdas y recuerdas los tormentos del pasado y lo peor es que estas al pendiente de lo que tu “ex”  hace o deja de hacer y eso no solo te llena de tristeza, de dolor, de frustración, de rabia, de impotencia, de soledad lo cual te impide continuar normalmente con tu vida y te impide tomar el próximo tren para continuar tu viaje.
Hablas tanto de lo mismo que parece una historia sin final ¿y sabes qué? Recordar es vivir y sigues manteniendo latente un sentimiento que sabes que no debe ser y continúas viviendo en un pasado sin darte cuenta que la vida es: PRESENTE.
Haz una declaración de paz hacia ella por tu propio bien. Perdona y perdona de corazón dejando el rencor que no te deja vivir, permítete continuar dándote una nueva oportunidad.


Busca en tu soledad la paz que necesita tu alma, la soledad es una amiga que llega sin esperarla pero es quien realmente te ayuda a reflexionar, a pensar, te da claridad para levantarte, sacudirte y empezar de nuevo.  Existen esperanzas que brillan en los momentos más oscuros de nuestra vida, no te cierres ante el aire de un nuevo día.