Familias Homoparentales

La definición de matrimonio según la real academia de la lengua es: La unión de un hombre y una mujer mediante determinados ritos o formalidades legales y que es reconocida por la ley como familia.

Daniela y Fernanda son una pareja con una relación de más de 13 años y tienen dos hermosos hijos.

“Somos una familia como cualquier otra. –Dice Daniela. Nos basamos en el amor que nos tenemos como pareja y en el amor a nuestros hijos. Al principio de nuestra relación no mencionábamos que éramos pareja. Para nuestros padres y amigos éramos simplemente ‘amigas’. Cuando decidimos formalizar nuestra relación y formar un hogar, decidimos enfrentar al mundo entero. Sabíamos que no sería fácil, pero nuestro amor siempre ha sido más fuerte que todo.

“Cuando empecé a aceptar mi orientación sexual, empecé al mismo tiempo a negarme la posibilidad de ser madre porque como no formaba parte del universo de posibilidades, consideraba que cuando algo no puede ser, lo mejor es negártelo.

“Ambas somos buenas personas, con deseos e inquietudes como cualquier ser humano. El hecho de formalizar nuestra unión fue primordial desde el momento en que nos enamoramos ya que deseamos pasar el resto de nuestras vidas juntas. Hoy tenemos una buena vida y somos felices con nuestros hijos, en nuestro hogar.  Ante nuestras familias, amigos y personas cercanas, no existe ninguna diferencia. Somos una familia como cualquier otra. Nuestros hijos son unos niños felices y amados. Los avances en los derechos homosexuales han sido maravillosos y nos permiten ampliar nuestros horizontes y mantener nuestras garantías como familia homoparental ante la sociedad”.

La Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) determina que son inconstitucionales los Códigos Civiles de los estados que consideren al matrimonio únicamente como la unión entre un hombre y una mujer cuyo fin sea la procreación, lo cual evidentemente está fuera de lugar ya que entonces significaría también que personas de edad avanzada o que tienen alguna cuestión de salud, también entrarían en la negativa del matrimonio al no poder ser capaces de dar paso a la procreación.

El caso de Daniela y Fernanda es uno de muchos en nuestro país que felizmente conllevan la igualdad de derechos y obligaciones que marca la ley en la sociedad. La ley del matrimonio homosexual, ha hecho visibles diferentes  tipos de familias. Familias que rompen con definiciones y muestran la diversidad de la sociedad sin complejos como esta bonita familia homoparental.

Homofobia en Polonia



Polonia es un país que se caracteriza por su sociedad muy tradicional, en el que la cuestión de las personas homosexuales y sus derechos provocan a menudo fuertes reacciones homofóbicas. Por un lado, el gobierno se niega a reconocer algunos de los derechos básicos de las minorías sexuales; Por otro lado, la mayoría de la sociedad percibe personas homosexuales sólo a través de su orientación sexual.
En una sociedad que promueve fuertemente un modelo tradicional de la familia, la situación de las mujeres lesbianas es aún más complejo. Con frecuencia sufren una doble discriminación: en primer lugar, debido a su "mala orientación sexual" y en segundo lugar, debido a que no cumplen con su "función natural" en el marco de una familia tradicional. Poner en los márgenes de la sociedad, a menudo son ignorados y prácticamente invisible en el espacio público.
El objetivo de este proyecto es contar las historias de estas mujeres. Muestra sus aficiones e intereses y lo que - en su opinión - que las define más allá de su orientación sexual. Es una documentación de su vida no sólo en el lado privado, sino también en el contexto más público; a partir de la vida profesional y pasando por las diferentes actividades y la participación en asociaciones de lucha contra la homofobia en Polonia.
12 parejas de lesbianas, que viven principalmente en Cracovia, Varsovia, Gdansk y Gdynia, participaron en el proyecto. Sin embargo, es importante mencionar que algunas personas, que en un primer momento mostraron su interés en el proyecto, finalmente se retiraron, debido principalmente al temor de "salir del armario" y las consecuencias que podrían tener en su vida profesional y familiar.
En el proceso de documentación, que estaba tratando de cubrir con la misma importancia a todos los aspectos de la vida cotidiana. Sin embargo, esas situaciones relacionadas con los espacios públicos y de trabajo, donde mucho más difícil presentar. En la mayoría de los "públicos" situaciones, amigos o familiares de los participantes no querían ser fotografiados. Además, ya que muchos de los participantes aún no han "salido" en el trabajo, que no permiten la documentación de esta parte de su vida.
El FOTOREPORTAJE incluye también la documentación de la "boda humanista" de una de las parejas participantes. Este tipo de boda se basa en un modelo tradicional, con la exclusión de todos los aspectos religiosos y está totalmente adaptado a las necesidades y deseos de cada pareja. A pesar de que en Polonia este tipo de boda no tiene ningún impacto legal (incluso menos para las parejas homosexuales), algunas parejas homosexuales todavía decidir organizarla, como la única manera de celebrar su unión en una forma más oficial y pública. Para ellos, también es un medio para expresar su firme convicción y la voluntad de luchar por el cambio necesario de la situación de los homosexuales en Polonia.

La primera vez

Aún en la actualidad existen muchas dudas y dilemas a la hora de tener la primera experiencia de tipo sexual entre mujeres lesbianas.
Si estas próxima a tener tu primera experiencia íntima con otra mujer, debes tener en cuenta que estar nerviosa es muy normal, el no saber qué hacer también lo es y creer que probablemente algo no estuvo bien a la hora de estar entre sabanas con otra mujer también es muy común, en las primeras experiencias lésbicas.
Algo que si te puedo asegurar, es que nunca olvidaras “tu primera vez”.
Afortunadamente existen tips que pueden ayudarte bastante a la hora de llegar a ese momento tan especial.

1. Conoce tu cuerpo. Antes de pensar en que le puede gustar a esa chica, primero debes saber qué es lo que a ti te excita. Vamos, puedes conocerte perfectamente bien al momento de auto estimularte. Sí, te hablo de la masturbación. Dedícate tiempo en ese aspecto. Al momento de encontrar esos recónditos lugares que te hagan explotar de placer, sabrás que a ella también le encantará que la acaricies en esos mismos lugares.

2. Ir sobria. No tomes alcohol o drogas. Generalmente el alcohol y/o las drogas disminuyen tus inhibiciones y dar el primer paso puede ser más fácil, pero también puede ser contraproducente ya que al hacerte perder ciertos sentidos, también te perderás de cierto placer.

3. Ir segura. También las mujeres lesbianas debemos preocuparnos por las enfermedades de transmisión sexual, incluidas el VIH y el SIDA. Infórmate sobre el sexo lésbico seguro y asegúrate de tratar el tema con tu pareja. Desafortunadamente en la comunidad lesbiana no se toca mucho este punto tan importante pero la buena noticia es que si existe importante información que debes conocer al respecto.

DESCARGA LA GUIA EN FORMATO PDF DE: <<SEXO SEGURO AQUÍ>>

4. Fantasea.
Todo comienza con la fantasía. Si ya estas lista para amanecer en los brazos de otra mujer, ya debiste de haber pensado en ello previamente. ¿Qué tipo de pensamientos? Bueno, talvez imaginaste que le arrancabas la blusa con tu boca o que le vertías vino tinto en su vientre mientras tú sutilmente con tu lengua vas bebiendo de ella… Para hacerlo, debiste imaginarlo primero. Así que fantasea imaginándola a ella entre tus brazos y llévalo a cabo.

5. Deja los juguetes en el cajón. Habrá un montón de tiempo para aprender y jugar con juguetes sexuales. Deja que tu primera vez sea simplemente llena de sentimientos, de piel a piel.

6. Relájate. Tómate tu tiempo. Tócala lentamente. No vayas directo a su entrepierna. Desnúdala lentamente, apreciando cada rincón expuesto de su piel. Besa sus hombros. Toca sus pechos. Sopla suavemente en su oído. Bésala en el cuello. Acaricia su vientre, sus muslos internos. Bésala detrás de las rodillas, en sus piernas. Huele su aroma. Disfruta.

7. Comunícate. Pregúntale lo que ella quiere. Pregúntele si lo que estás haciendo se siente bien. Dile que  quieres que te acaricie. La comunicación es clave para cualquier buena relación sexual. Si ella está haciendo algo que te gusta, gemir o ronronear hazle  saber que se siente bien.

8. Mantén expectativas realistas. Tu primera vez con una mujer debe acercarte a conocer su cuerpo, a conocer cómo encender la pasión y aprender lo que es la química. Ten en cuenta que el orgasmo puede o no puede ocurrir la primera vez. Eso está bien. Enfócate en crear una conexión intima, acercarse, expresar los sentimientos de amor y de deseo. El orgasmo puede ser la consecuencia.