Húyele A Las Niñas Mal

Sexy, inteligente, segura de sí misma, divertida, con clase... pero también infiel, dominante, sarcástica, deshonesta, inmadura. Suele ser el tipo de mujer que a todas nos atrae pero siempre nos hace sufrir. Aunque te ofrezcan la más Hermosa sonrisa, hay mujeres rompecorazones de las que tienes que huir a toda costa. Aquí te damos algunos tips para detectarlas a tiempo.

La Peter Pan
Es súper divertida, con ella te sientes niña otra vez y nuestra vida se escapa de la rutina. Pero cuando llega el momento de dar pasos hacia delante, te das cuenta de que realmente es una niña. 
¿Qué quieres, una hijita o una mujer con la que te sientas amada? A este tipo de mujer no le gusta escuchar problemas, vive en un mundo fantástico donde todo es divertido y no hay que pensar en el futuro. En pocas palabras, su inmadurez es solo vivir el momento despreocupadamente, nunca, nunca, caigas en el error de convertirte en su madre.

La Chimoltrufia
¿Te suena ese tipo de mujeres que siempre dejan todo para mañana? Las gestiones del banco, el taller del coche, la reparación de la lavadora, las entradas del concierto... todo puede esperar. 
Y siempre acabas haciéndolo tú todo. Tenlo claro, una mujer que evita las responsabilidades y al que todo le da pereza no tendrá contigo todos los detalles que esperas. 
¿Más pistas? Su coche parece sacado de la Segunda Guerra Mundial, su casa está siempre hecha un desastre, su mascota se muere de hambre, nunca sabe dónde tiene los papeles importantes, etc. Aléjate de ella si no quieres recibir una notificación de embargo el día menos pensado.

La Hacker
Ésta es una variedad reciente de la mujer pero cada vez se extiende más. Desconfía de tu nuevo ligue si nada más llevarte a su casa te sienta frente a la computadora para enseñarte una web. 
Para ella su prioridad es su PC y preferirá quedarse en casa jugando con su PC antes que salir a cenar o irse de fin de semana. Aunque al principio haga un esfuerzo por estar contigo, poco a poco se las arreglará para pasar todas sus horas libres delante de su PC. 
Y le costará entender que tú no quieras hacer lo mismo. Puede pasarse horas instalando un programa o bajándose música de Internet, pero no esperes que dedique más de quince minutos a cualquier asunto que tenga que ver contigo. A no ser que tú también seas una freak de la informática, búscate a otra…UPS!

La Socialité 
Conoce a todo el mundo y nunca paga en los locales de moda. Al principio te fascina que tenga tantos amig@s, pero enseguida te empieza a incomodar que también sea siempre encantadora con ellas. 
Demasiado para tu gusto. Con este tipo de mujer te sentirás en segundo plano y, a no ser que tú también tengas tantas amistades como ella, tu autoestima puede peligrar. Si no estás muy segura de ti misma, el fantasma de los celos puede torturarte con este tipo de mujer. Además, no suelen ser de las que quieren comprometerse. 


La Pseudointelectual
Este tipo de mujer es la que siempre lo sabe todo, la que considera que ver la televisión es un atraso y la que te mira con desprecio cuando te vas de compras. Contigo se comporta de forma condescendiente, perdonándote la vida constantemente por no conocer los nombres de los escritores y directores de cine más alternativos. Habla sin parar de los fallos del sistema y de cómo mejorar el mundo, pero trabajar, no trabaja mucho. Su plan preferido es ir a ver películas en versión original y reunirse en cafés con otros intelectuales para fumar y hablar sobre política. Este tipo de mujer, simplemente, te aburrirá a no ser que seas igual que ella. 

La Mujer Casada
Es tu mayor enemiga y la que más te hará sufrir si te enamoras de ella. Desengáñate, nunca controlas esta situación ni es verdad que no te afecte ser la otra. La historia no suele funcionar nunca como tú quieres.
No te fíes de ella, si engaña a su mujer también te puede engañara a ti. Si la cosa se alarga y ella siempre pone excusas para dejar a su mujer, rompe con ella sin pensártelo, estás perdiendo tu valioso tiempo. 
Tú no te mereces estar escondiéndote ni su mujer que la engañen. Si de verdad se ha enamorado de ti, dile que se separe y luego vaya a buscarte. La única situación en que te sentirás en igualdad con alguien casada es que tú también lo estés... 

La Problemática
No tiene lógica, pero a la gran mayoría de las mujeres siempre nos atraen las mujeres con problemas. Intentamos salvarles a toda costa sin darnos cuenta de que nosotras nos perdemos en el camino. Piénsatelo mucho antes de iniciar una relación con una mujer así, puedes acabar con tantos problemas como ella. 
Depresión, drogas, alcohol, alteraciones de la personalidad... su sufrimiento les hace vulnerables y atractivas, pero la decisión de cambiar debe partir de ellas y no por ti. Aunque te quieran, este tipo de mujeres suele ser muy egoísta, saben que siempre les vas a perdonar porque tienen un problema.

La Güila (uy que feo)
Es encantadora y seductora, siempre sabe lo que tiene que decir para hacerte sentir la más especial. Stop. Son todo frases hechas que sabe que funcionan. Estas mujeres son las más listas, saben qué tienen que hacer para conquistarte: decirle lo bonita que estás, invitarte a cenar, regalarte flores, besarte apasionadamente... Desconfía de una mujer que te halaga demasiado, eso delata su experiencia con otras. Y salvo excepciones, este tipo de mujer es la más infiel. Por dignidad, no caigas en sus garras, serás una más en la lista. Si de verdad te interesa, no se lo pongas fácil, que tenga que renunciar a su vida amorosa por ti. 

La Dominante
Es ese tipo de mujer que siempre lleva la razón, que lo sabe todo y siempre te dice lo que tienes que hacer. Ella es perfecta y las cosas tienen que hacerse siempre como ella dice. Discutir con ella es un infierno porque siempre te deja sin argumentos y encima te hace sentir estúpida por no poder defender tu postura. 
Ella siempre es más que tú; su trabajo es mejor, su familia es mejor, sus amigos son mejores, su posición social es mejor... Ésta es el prototipo de mujer que se permite el lujo de decirte que estás gorda o no le gusta como vistes. Aléjate de ella, en el fondo las inseguras son ellas. 

Si ya te enganchaste...
Toma papel y lápiz y apunta en un lado todo lo que te gusta de ella y en otro todo lo que te disgusta (sé sincera). ¿Qué lista es más larga? Las adicciones, el maltrato, la mala educación o la falta de amor puntúan triple. Si pesa más lo negativo, déjala, llama a tus amigas y pídeles ayuda para superar la ruptura. Si la adicción a ella es muy grande y sabes que no te hace bien, busca ayuda psicológica o haz algo, pero no te resignes. 

El Poliamor

Seguramente habrán escuchado alguna mención, acerca de la naturaleza del Poliamor y ahora en este artículo, describiremos un poco más acerca de esta nueva forma de amar.
Se conoce como “Poliamor” al acto de tener una relación amorosa con dos o más personas, con el previo consentimiento de todas las partes involucradas sin importar la identidad de género. Este tipo de relación suele ser amorosa e íntima.
El Poliamor  ha sido adoptado como un estilo de vida en donde en algunas ocasiones, las personas que forman parte de una Poli relación Amorosa, a largo plazo toman la elección de vivir una unión libre pero de compromiso múltiple. Sin embargo, este tipo de relación aún es un “Tabú” dado que en la mayoría de los seres humanos, se tiene la convicción de que un Amor es de dos.
En el Poliamor se llega a crear un vínculo de compromiso tan fuerte como el matrimonio, por lo tanto la infidelidad continúa llamándose infidelidad y ellos suelen ser fieles entre sí.

Dada la naturaleza de esta nueva moda, seguramente se preguntarán: ¿Es posible amar a dos o más personas a la vez? Pues según el concepto Poliamor destaca que es posible amar a dos o más personas a la vez.