Tribadismo

Esta práctica significa “Ella roza” y es una de las formas de gratificación sexual que se basa en la estimulación sexual mediante el frote de zonas erógenas; este frote es una actividad sexual sin penetración que puede ser practicada con ropa o sin ella.
Durante este acto, las mujeres presionan y restriegan sus vulvas una contra la otra, estimulándose el clítoris hasta llegar al orgasmo.
Al igual que el sexo heterosexual el tribadismo se puede practicar por medio de diferentes posiciones. En algunos casos se puede conseguir un contacto directo de labio-con-labio y clítoris-con-clítoris. También hay poses de pubis contra rodilla o muslo y pubis contra pubis. Una variación es que una participante se estimule el clítoris contra los glúteos de su pareja mientras la estimula manualmente.
La posición de tribadismo más común es generalmente llamada la "posición de las tijeras", consistente en el enlace cruzado, desde lados opuestos, de las piernas de ambas mujeres.
Básicamente la práctica consiste en movimientos de caderas, en las que las pelvis se buscan, los pechos se encuentran, las piernas se enlazan, y surge la caricia o roce.

El mito es que esta práctica es un intento por imitar las relaciones sexuales entre una pareja heterosexual, pero las mujeres que lo practican describen una serie de elementos y sensaciones muy diferentes de lo que la relación heterosexual puede dar principalmente en el aspecto emocional y en el físico se manifiesta en los labios vaginales húmedos y calientes resbalando al frotarse contra los muslos de la amante, el roce de pechos acompañado del sublime sentimiento. 

La primera vez

Aún en la actualidad existen muchas dudas y dilemas a la hora de tener la primera experiencia de tipo sexual entre mujeres lesbianas.
Si estas próxima a tener tu primera experiencia íntima con otra mujer, debes tener en cuenta que estar nerviosa es muy normal, el no saber qué hacer también lo es y creer que probablemente algo no estuvo bien a la hora de estar entre sabanas con otra mujer también es muy común, en las primeras experiencias lésbicas.
Algo que si te puedo asegurar, es que nunca olvidaras “tu primera vez”.
Afortunadamente existen tips que pueden ayudarte bastante a la hora de llegar a ese momento tan especial.

1. Conoce tu cuerpo. Antes de pensar en que le puede gustar a esa chica, primero debes saber qué es lo que a ti te excita. Vamos, puedes conocerte perfectamente bien al momento de auto estimularte. Sí, te hablo de la masturbación. Dedícate tiempo en ese aspecto. Al momento de encontrar esos recónditos lugares que te hagan explotar de placer, sabrás que a ella también le encantará que la acaricies en esos mismos lugares.

2. Ir sobria. No tomes alcohol o drogas. Generalmente el alcohol y/o las drogas disminuyen tus inhibiciones y dar el primer paso puede ser más fácil, pero también puede ser contraproducente ya que al hacerte perder ciertos sentidos, también te perderás de cierto placer.

3. Ir segura. También las mujeres lesbianas debemos preocuparnos por las enfermedades de transmisión sexual, incluidas el VIH y el SIDA. Infórmate sobre el sexo lésbico seguro y asegúrate de tratar el tema con tu pareja. Desafortunadamente en la comunidad lesbiana no se toca mucho este punto tan importante pero la buena noticia es que si existe importante información que debes conocer al respecto.

DESCARGA LA GUIA EN FORMATO PDF DE: <<SEXO SEGURO AQUÍ>>

4. Fantasea.
Todo comienza con la fantasía. Si ya estas lista para amanecer en los brazos de otra mujer, ya debiste de haber pensado en ello previamente. ¿Qué tipo de pensamientos? Bueno, talvez imaginaste que le arrancabas la blusa con tu boca o que le vertías vino tinto en su vientre mientras tú sutilmente con tu lengua vas bebiendo de ella… Para hacerlo, debiste imaginarlo primero. Así que fantasea imaginándola a ella entre tus brazos y llévalo a cabo.

5. Deja los juguetes en el cajón. Habrá un montón de tiempo para aprender y jugar con juguetes sexuales. Deja que tu primera vez sea simplemente llena de sentimientos, de piel a piel.

6. Relájate. Tómate tu tiempo. Tócala lentamente. No vayas directo a su entrepierna. Desnúdala lentamente, apreciando cada rincón expuesto de su piel. Besa sus hombros. Toca sus pechos. Sopla suavemente en su oído. Bésala en el cuello. Acaricia su vientre, sus muslos internos. Bésala detrás de las rodillas, en sus piernas. Huele su aroma. Disfruta.

7. Comunícate. Pregúntale lo que ella quiere. Pregúntele si lo que estás haciendo se siente bien. Dile que  quieres que te acaricie. La comunicación es clave para cualquier buena relación sexual. Si ella está haciendo algo que te gusta, gemir o ronronear hazle  saber que se siente bien.

8. Mantén expectativas realistas. Tu primera vez con una mujer debe acercarte a conocer su cuerpo, a conocer cómo encender la pasión y aprender lo que es la química. Ten en cuenta que el orgasmo puede o no puede ocurrir la primera vez. Eso está bien. Enfócate en crear una conexión intima, acercarse, expresar los sentimientos de amor y de deseo. El orgasmo puede ser la consecuencia.